Noticias

Putxeras 

La lluvia, el frío y el cielo plomizo no lograron aguarle la fiesta a Loiu. Este municipio celebró la primera edición de su Concurso Internacional de Putxeras y la cita fue un éxito, sobre todo teniendo en cuenta el mal tiempo que imperó durante la jornada. Un total de 75 putxeras se presentaron a este certamen avalando el poder de convocatoria de ese producto tan propio de la comarca como es la alubia. Así, desde el Consistorio loiuztarra se mostraron satisfechos del resultado de esta propuesta que llenó la localidad de sabor y tradición.

Ayer todo Loiu olía a alubias. Literalmente. Los vapores calientes y aromáticos de las putxeras llenaban el ambiente húmedo de la mañana. "Todo va estupendamente", aseguró el alcalde de la localidad, Bizente Arteagoitia, que paseaba entre las apetecibles putxeras. "Es la primera vez que se celebra este concurso y era inevitable sentir algo de preocupación hasta ver la respuesta de la gente, pero se han presentado 75 putxeras y estamos muy contentos", aseguró, destacando también que la participación de los vecinos de Loiu fue alta. Así, Arteagoitia quiso mirar al tiempo desapacible desde un prisma optimista. "¡Para comer alubias tiene que hacer frío!", exclamó. "La gente que habitualmente hace putxeras tiene asumido que las alubias se dan en temporada de invierno y que va a hacer frío...

 Una  de las tantas cuadrillas que participaron aseguró que el pasado año quedaron primeros en el concurso de putxeras de Sopelana, y que incluso en Balmaseda han logrado un más que honroso sexto y noveno puesto. "Estamos preparando además alubias de distintos sitios", explicó Gerardo Saiz de la Maza, uno de los expertos sukaldaris. "Unas son de Madrid; otras de Lanestosa, de variedad tolosana; y otras son traídas de Israel", afirmaba, apuntando que era la primera vez que cocinaban esta variedad de tan lejana procedencia. "A ver qué tal sabe...", decía Gerardo.

Para Gerardo, preparar unas alubias ricas en putxera no tiene más secreto que dejar que se hagan "poco a poco". "Que hiervan bien al principio y luego dejar hacer", explicaba. Y esta fórmula debe de ser todo un acierto, ya que la putxera de Gerardo fue precisamente la que se llevó el primer premio de este concurso. Chorizo, tocino y morcilla son aderezos que se sumaron a estos cocidos que llevaban pli-pli al fuego desde las nueve de la mañana. Esta cuadrilla comió posteriormente en el frontón habilitado para ello junto con otros participantes.

El pórtico de la iglesia fue otro de los puntos en los que se ubicaron una buena parte de concursantes para cocinar. El vapor de las putxeras y los hamaiketakos de media mañana caldeaban el ambiente bajo las centenarias piedras del templo. Este fue el lugar elegido para asentarse de Carlos Rementería y Joseba Goiriera, que vigilaban con mimo las alubias. "Hemos venido tres amigos y cada uno presentará su putxera", explicaba Carlos, un loiuztarra que actualmente vive en Mungia. "Siempre nos ha picado la vena de los concursos gastronómicos", aseguraba, destacando que Joseba ya ha tenido sus logros con otros platos, como el sukalki.

Unas 400 personas comieron en este recinto habilitado con calefactores para que nadie pasara frío. Gerardo Saiz, de Erandio, fue quien se hizo con el primer premio consistente en 600 euros, putxera de oro y txapela. Los 400 euros y la putxera de plata del segundo premio fueron para Javi Ormaetxe de Bakio, y el tercer premio, 200 euros y putxera de bronce, recayó en Rikardo Irko, de Bilbao.

La jornada culminó con una verbena a cargo de Lotxo. Después de la alubiada nada mejor que movimiento para bajar la comilona...