Noticias

 
Kalejira de la Trikitixa eguna

LA madrugada transcurrió revoltosa, envuelta en chubascos y tormenta. Y aunque la mañana amaneció plomiza, cuajada de ratos de sirimiri, lo cierto es que en Loiu no consintieron que nadie les aguara la fiesta. El cielo amenazante de lluvia no menguó los ánimos en la nueva edición del Bizkaiko Trikitixa Eguna, que reunió en este municipio de Txorierri a numerosos músicos y aficionados procedentes de todo el territorio histórico. Bizkaiko Trikitixa Elkartea junto con el Consistorio de Loiu fueron los encargados de organizar este encuentro.
 
Esta es la segunda edición que Bizkaiko Trikitixa Elkartea pone en marcha esta fiesta.  "El objetivo de esta jornada es que los que están aprendiendo se piquen, salgan a la calle y que conozcan a gente de otras escuelas", explicó a pie de plaza Naiara Billalabeitia, de Bizkaiko Trikitixa Elkartea.Lo que ayer quedó más que demostrado en Loiu, habida cuenta de la cantidad de chavales que había pandero y acordeón en mano, es que la trikitixa vizcaina tiene futuro. "Hay muchos alumnos.

La cantera está garantizada. Hay mucha afición. ", afirmó Billalabeitia.
Entre las voces ya curtidas que acudieron ayer a Loiu estaba el trikitilari Xabier Aburruzaga, que se mostraba satisfecho de ver a todos los niños, niñas y jóvenes que se habían reunido en la plaza del pueblo para disfrutar de esta música y de esta tradición. "Es una gozada ver que las nuevas generaciones siguen", afirmó. "En ellos me veo a mí reflejado cuando iba a ver a algunos de los grandes trikitilaris", aseguró. Ayer, después de concentrarse en la plaza, diferentes grupos fueron repartiéndose por el municipio, tanto por el centro del pueblo, en Zabaloetxe, como por otros barrios de Loiu. "Unos irán a Lauroeta, a la ermita, a Larrondo, Elotxelerri, que es la zona más apartada físicamente...", explicó Asier Bilbao, concejal de Cultura.

"Loiu es un municipio muy disperso, y para nosotros es importante tratar de llegar a todos los barrios", destacó este edil. Así, con esta iniciativa, el Ayuntamiento de Loiu ha dado un paso más en su labor por dinamizar la vida social y cultural del municipio, un objetivo que se marcó este Consistorio y que está logrando convocando citas que hasta el momento están consiguiendo una importante acogida, como fue la mendi martxa o el concurso de putxeras. Esta iniciativa de Bizkaiko Trikitixa Elkartea, aporta también un importante grano de arena a esta causa. "Es algo que aporta al pueblo, algo tradicional, un acto bonito que anima el municipio", resaltó Bilbao.

Confesó que la noche de truenos y tormenta había inquietado a los organizadores que decidieron montar los juegos infantiles y la comida popular en el interior del frontón, así como la verbena a cargo de Aire-Aire que se celebró ya por la tarde. Así se evitaron imprevistos que aguaran la fiesta de la triki.

Los ritmos de la trikitixa llenaron Loiu. Músicos de todas las edades, entre los que destacaban las nuevas generaciones, dejaron bien claro que hay calidad y amor por la tradición y la cultura vasca.

Después de repartirse en grupos por el pueblo llegó el momento de disfrutar de la comida popular en la que tomaron parte 125 comensales. Y después, romería. Ayer quedó claro que la triki tiene relevo y que su lugar, su hábitat natural, antes, ahora y siempre, son las calles y plazas de los pueblos.